12-02-2021 - Prensa

DEMOLIMOS UN NUEVO MONOBLOCK EN EL BARRIO ACERÍA DE SANTA FE

Estas tareas son parte de la intervención integral que se realiza desde la Provincia, en el marco del proceso de reubicación de residentes. El martes pasado, las 19 familias que habitaban esta construcción recibieron las llaves de sus nuevas viviendas.

DEMOLIMOS UN NUEVO MONOBLOCK EN EL BARRIO ACERÍA DE SANTA FE

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, a través de la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo (DPVyU), concretó una nueva demolición en el barrio Acería de la ciudad capital.

 

Durante más de tres horas, maquinarias de gran porte llevaron adelante la demolición del monoblock N° 16 del barrio, el octavo edificio de un total de 22 existentes. “Ahora sólo restan otros catorce por demoler”, indicó el director de la DPVyU, José Manuel Kerz.

 

Kerz precisó que “esto se inscribe dentro de una intervención completa en el barrio. Primero se hizo la reubicación de los habitantes del monoblock 16, que fue el martes pasado. Una vez que quedó vacía la construcción, que la gente retiró sus pertenencias, se procedió a la demolición con una retropala de gran porte, en lo que se observó una tarea casi quirúrgica, para no generar problemas a los vecinos”.

 

“Este barrio originalmente tenía 22 monoblocks con una historia complicada, los que van quedando se irán demoliendo en función de las nuevas viviendas que se construyen para reubicar a la gente”, indicó el director.

 

Asimismo, el funcionario aseguró que además de las 102 casas que se están terminando de construir, se licitaron y adjudicaron 90 más: “Hay una firme decisión política del gobernador Omar Perotti, de la ministra Silvina Frana y del secretario de Hábitat, Amado Zorzón, de avanzar en la construcción de viviendas con la mayor velocidad posible, debido al gran déficit habitacional que existe en nuestra provincia. Hablamos de más de 100 mil inscriptos esperando su casa propia”.

 

Por último, Kerz señaló que “estas demoliciones son parte de la intervención integral que hacemos desde la DPVyU, y en sí mismo, es un espectáculo raro porque estamos acostumbrados a construir y no a destruir. Luego de la demolición, se retira el escombro y se acondiciona el terreno para no generar riesgos a los vecinos. Y en ese lugar se harán nuevas viviendas en un futuro”, concluyó.